Skip to main content

Olula de Castro

Altitud: 1.010 m

Extensión: 34 km2

Distancia: a 54 km de Almería capital

Habitantes: 180

Para darse cuenta de que la Almería de la Sierra de los Filabres es una belleza bastante desconocida, basta subir desde Gérgal por el camino de Olula de Castro, empezar atravesar la tierra seca tacheada de frutales que se antojan a menudo casi oasis. Justo uno de ellos bordea Olula de Castro, el pueblo que, desde las cimas de alrededor, asemeja un triángulo cuyo centro son la cascada de unas terrazas abancaladas. Es curiosa, y bella, esta vista de un pequeño pueblo en cuestas que guarda una vieja biografía que se remonta a la prehistoria y que entró definitivamente en la historia España de la mano de unos beréberes cristianizados que huían del Islam y que eran comandados por una mujer, Al Kahima. A esa influencia norteafricana deben Olula y los otros pueblos de esa zona de Los Filabres su muy característica impronta de callejuelas en cuesta y contorcidas donde el blanco lucha contra la piedra que oscurece y tiende al gris, tejas y balcones que subrayan una arquitectura también abancalada.

Con la típica historia de los pueblos que padecieron la represión tras la rebelión morisca, Olula quedó despoblada y luego, tras la repoblación, aislada de por siglos hasta este siglo XX cargado de emigración. Pueblo muy bonito y en un enclave auténticamente bello, su futuro, como el de tantas poblaciones del interior, se encuentra unido a la racionalización de la agricultura que tanto ha despertado en otras comarcas sobre programas de apoyo y a un turismo rural que deberá incrementarse en los próximos años, y para el que Olula de Castro puede presentar unas más que atractivas credenciales.

Olula de Castro, perfectamente blanco, resalta sobre el espartizal del entorno. A la sombra de sus calles y portales, algunos mayores dejan transcurrir el tiempo en partidas de cartas y tertulias, esperando la visita de los que vuelven a casa el fin de semana o en los meses de verano.

En Olula de Castro podemos descubrir los rincones de sus calles empinadas, adornadas con macetas y flores, que parece estuvieran engalanadas para nosotros. No dude en entablar una tranquila conversación con alguno de sus habitantes, seguro que ese será el mejor recuerdo de todo el paseo.

Fiestas Patronales:
- Virgen del Patrocinio. Segundo fin de semana de noviembre, con la destacada presentación de Moros y Cristianos.

Fiestas Tradicionales:
- Los Pencones, noche anterior al domingo de Resurrección.
- Día de la Cruz.
- Los Inocentes en diciembre.
- El Emigrante.